Asociación Civil Llajtaymanta

En el siguiente texto intentaremos resumir años de trayectoria de mujeres y varones que se unen para organizarse y luchar contra diferentes tipos de vulnerabilidades que afectan a nuestra sociedad en general y a nuestra comunidad en particular. Nuestro recorrido es largo y es como organización social y de lucha, en la cual hoy en día participan más de 3.000 familias, de las cuales la mayoría son mujeres.
“Llajtaymanta” es el nombre de la asociación civil que nos respalda legalmente, su nombre es de origen quechua y significa “De mi tierra” o de “De mi pueblo”. Esta asociación se comenzó a gestar en el año 2001 cuando en Argentina estallaba una gran crisis social, que llevo a una retirada del Estado de muchas dimensiones de la sociedad.
Las actividades de la organización a través de la asociación en sus inicios comenzaron funcionando sin personería cuando en el 2006 traslada su sede de actividades hacia el barrio de Villa 20 Lugano, donde finalmente en el año 2008 obtiene la personería y se conforma la Asociación Civil Llajtaymanta Acción Comunitaria con el objeto de realizar actividades que abarquen los ejes centrales de alimentación, trabajo, vivienda, educación y salud. Es allí, en villa de Lugano, donde se sentaron las bases de la mayoría de las actividades de la asociación y que de a poco se fueron expandiendo actualmente a más de 20 barrios de Capital Federal y más de 25 barrios del conurbano bonaerense.
Nuestra Organización en la actualidad se encuentra conformando parte de un nuevo espacio llamado Izquierda Latinoamericana. Que es la confluencia de dos organizaciones de importante militancia territorial, uno es un desprendimiento del movimiento Teresa Vive y otro es el movimiento llamado MTD (Movimiento de Trabajadorxs Desempleados) Aníbal Verón que organizan a más de 3.000 familias, los cuales tienen como propósito promover la organización de la comunidad a través del trabajo y de la formación para lograr la autonomía y el desarrollo sustentable de los integrantes del colectivo organizado, respetando y haciendo valer los derechos de cada ciudadano.
Desde sus orígenes no solo nos hemos encargado de realizar comedores y merenderos, también se ha realizo viajes, asistido a congresos “Constituyentes Sociales” donde se discutía la reforma de la constitución para pensar un pueblo que intervenga en la cosa pública directamente, que participe y lo haga no solo a través de sus representantes en forma indirecta; este trabajo se hizo en forma conjunta organizaciones sindicales como la CTA (Central de los/as trabajadores/as en la Argentina). También se trabaja en forma conjunta con la Confederación de trabajadores/as de la Economía Popular (CTEP), a través de realización de proyectos y cursos de cooperativismo, paralelamente se participa de “la territorial” de la CTA.
Otras actividades destacadas realizadas han sido los viajes sociales con las familias y de manera conjunta con la CTA, que han permitido a muchas familias conocer Chapadmalal, Córdoba, Punta Lara, Centro deportivo y social de ATE ubicado en la localidad de Burzaco. También han realizado salidas a teatros y a Tecnópolis. Se brinda apoyo escolar a chicos que asistían a la escuela primaria en conjunto con un grupo de estudiantes universitarios de varias facultades de la UBA nucleados en una agrupación llamada “Plan B”. Actualmente podemos decir con orgullo que la Organización se plantea como una usina de diversas formas organizativas. Además de llevar adelante Capacitaciones, Charlas, Viajes, Congresos y pasantías universitarias; gestionamos varias actividades que abarcan las distintas necesidades de la comunidad en lugares de extrema vulnerabilidad social como por ejemplo: los dos Centros de Primera Infancia donde 270 niños de 0 a 4 años reciben contención y cuidados integrales; somos institución capacitadora de Escuela de Oficios reconocida por el Ministerio de Desarrollo Social del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires a través del Programa de Fortalecimiento de las Organizaciones de la Sociedad Civil, damos clases de apoyo y alfabetización, tenemos Comedores, Merenderos, Casa de la Mujer y la Familia, Centros Culturales, Comisión de Talleres de Género, Espacios de Jóvenes, Bachilleratos Populares, Espacios para la Tercera Edad, Talleres de Salud, Centros de Atención y Contención de Consumos Problemáticos y Juegotecas; también creamos oportunidades de trabajo: ejemplo de esto es el caso del proyecto productivo “Cosiendo esperanzas” que comenzó como un curso de capacitación para la confección de guardapolvos, molderías y confección, luego siguió como un proyecto productivo donde se producían guardapolvos y luego por el año 2016, se trasformó en una Cooperativa de Trabajo donde hoy trabajan más de 50 personas. Asimismo, esta experiencia resultó como motor para la constitución de más cooperativas como las Cooperativas de Trabajo 26 de Junio, Nora Cortiñas y Nuestro Lugar en el Mundo las cuales cuentan con más de 300 socios y se hallan abocadas al mantenimiento y limpieza de espacios abiertos y públicos, y al mantenimiento y construcción de obras públicas y privadas. Hoy, todas con convenios concertados tanto con entes privados, sindicales, como con entes públicos tales como el Ministerio de Desarrollo social de la Ciudad Autónoma de Buenos aires, Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, la Unión de Gestión de Intervención Social (UGIS), la Secretaría de Hábitat e Inclusión (SECHI) dependientes del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Bs. As., y la Municipalidad de Almirante Brown
Es así como a partir de las necesidades de empleo y como resultado de los cursos en oficios implementados en la organización, comienzan a nacer proyectos productivos que fueron consolidándose como fuente de ingresos para los compañeros. El ejemplo de “Cosiendo esperanzas” y el de las tres cooperativas de construcción y mantenimiento demuestran cómo estas experiencias autogestionadas ampliaron las soluciones colectivas para resolver problemáticas sociales, en particular ligadas al trabajo. Esas prácticas constituyen el sector denominado Economía Social, y son prefigurativas a una economía distinta, con nuevas relaciones de trabajo y valores cooperativos.